Dexy's Midnight Runners (3.7.D)

Londres (1979-1986). Kevin Rowland voz cantante + Steve Spooner saxo alto; Pete Williams bajo; "Big" Jimmy Patterson trombón; J.B. saxo tenor; Al Archer guitarra; Andy órgano; Groker batería [formación hacia enero de 1980].
Los Dexys disfrazados de estibadores
Stu: Inicialmente, a los Dexys los metieron en el lote de la 2-TONE, presumiblemente porque telonearon a los Specials y poseían como mínimo tres pork-pies. La arrogancia de Kevin Rowland hizo que pronto perdieran el favor tanto de los mods como de los fans de la 2-TONE.
Propiamente, sólo se puede considerar Revival su intermitentemente magnífico primer LP.
Sigue una apología de Kevin Pearce/Kiko Amat.

El hecho de que los Dexys aparecieran en medio de un mal llamado renacer de lo mod es irrelevante, como lo es el contexto Stax/60’s SOUL. Dexys eran SOUL en términos de fuerza emocional. Eso no tenía que ver ni con pasados ni secciones de metal, solo con sentimiento.
En 1979, tras declinar una invitación para unirse a la Two Tone de los Specials, los Dexys decidieron asociarse con el irascible bribón Bernard Rhodes [mánager de los CLASH]. Declararon: “Nos gustó el hecho de que todo el mundo pareciera odiarle. Cuando alguien es odiado por tanta gente quiere decir que algo bueno debe tener”.
Dance Stance”, el single de debut de Dexys, se lanzó al final de 1979 en el sello Oddball de Rhodes a través de EMI. Desde “Anarchy in the UK” no había habido una canción con un impacto inmediato tan espectacular. Nuestro hombre Rowland iba en serio; obviamente no se trataba de un desenfadado e inofensivo grupo de baile. Dexys tenían algo que decir, algo clavado que necesitaban expulsar. El segundo single, “Geno”, un merecido tributo al agitador héroe mod, llegó al número uno de las listas al poco tiempo. Al igual que los JAM, los Dexys demostraron que uno puede llegar a lo más alto, convertirse en la flor y nata, sin hacer concesiones. Allí arriba en el Top of the Pops, Rowland probó que era posible ser a la vez una estrella del pop y un intérprete ardiente, que era posible tener al mismo tiempo éxito de ventas y música con mensaje.

-Geno-

La primera imagen distintiva de Dexys era muy poderosa. Parecían duros y heroicos matones de barrio, algo así como estibadores de La ley del silencio a los que no hiciera falta prestar atención a las palabras del Padre Barry: “Espero que nunca rebajes la magnífica llama de tu indignación. Incluso cuando aprendas, como has aprendido, que también va a quemarte un poco”.
Con sus donkey jackets, abrigos de cuero, gorros de lana, mostachos y bolsas de deporte, el gang Dexys viajó en tren sin pagar billete, esperó en cafés bebiendo té, cantó “Sex Machine” por las calles, y se enfrentó a llenos totales en sus conciertos con su Intense Emotion Revue, exigiendo respeto, sin necesitar amigos. Era material serio y extraño, pero a la vez una experiencia completamente enriquecedora y gratificante.
El álbum de debut de Dexys de 1980, "Searching for the Young Soul Rebels", es el disco más fuertemente individual, vital y poderoso que existe. Ningún otro disco se le acerca. Todo lo que es especial de la vida está allí: emoción, experiencia, sabiduría, lo que sea. Todo lo que es especial del arte está allí: creatividad, carácter, sustancia, alma, misterio, glamour, lo que sea. Sobre todo ello flota una promesa de redención. La lucha puede vencerse. Hay ese aspecto casi religioso, catártico, limpiador. Al purgarse a sí mismo mediante las canciones, Rowland permite que el oyente se sienta emocionalmente involucrado y espiritualmente renovado. La extrema intensidad emocional del disco es extraordinaria. ¿Cómo puede alguien dar tanto de sí mismo, cuando tanta gente evita expresar sensaciones reales y crudas?
Las canciones de Rowland van perfectamente al grano. Cada vez que tiene algo que decir, da un paso adelante y lo dice. La incomparable “Burn It Down” dice más de la política sobre Irlanda del Norte que siglos de estudios. No hay basura metafísica, no hay rodeos ni zarandajas. Como Kerouac, escribe sobre sus experiencias, lo que ha sucedido, lo que conoce: El ejemplo perfecto de esto es “I Couldn’t Help It If I Tried”, el punto más brillante del disco, que trata de la ocasión en que Rowland organizó una huelga en un fábrica y sus compañeros le dejaron solo. La interpretación de la canción en el programa Something Else en noviembre de 1980 debe ser la actuación televisiva más cargada de emoción dramática de la historia. El tipo de experiencia que se queda contigo para siempre.
Alguna gente encontró el álbum difícil de digerir. Más gente aún fue alienada por el siguiente single “Keep it Part Two (Inferiority Part One)”, con la forma de cantar torturada de Rowland y la opresiva, incómoda sensación de estar al borde de la locura que rodea a la canción. “Keep it Part Two” es probablemente la canción más potente de Rowland, y la menos valorada. Pocas veces un disco de pop ha sido más extremo y desnudo. Uno de los singles más grandes de la historia.
El single marcó el final de aquella encarnación de Dexys. El grupo entero empezó a tener delirios de grandeza y finalmente acabó tomando otro camino [para formar THE BUREAU]. Sin Rowland, claro, no eran nada. Solo el trombonista Big Jimmy Patterson, el “carpintero de la vida” (como lo llamaba Rowland), se quedó a su lado, dispuesto a encarar el siguiente desafío. Como dijo Rowland acertadamente: “Creo que tiene que cambiar cada año. Quiero que sea siempre cambiante y siempre un reto. No solo la música sino también el grupo, todo. Siempre un reto y también un poco amenazante de vez en cuando”.

  • DISCOGRAFÍA
  • Si quieres más información sobre los Killjoys, la primera banda (punk) de Kevin Rowland, clica aquí.
  • Y aquí un enorme tesoro de info sobre los Dexys
  • El bueno de K. Amat (Salut, company!), a vueltas con uno de sus grupos-obsesión, ha tenido la gentileza de colgar en La Escuela Moderna el exhaustivo informe sobre los Dexys que publicó en el RDL nº250. De obligada lectura, damas y caballeros.