INTRODUCCIÓN (2.2)

Habitualmente se considera el Mod Revival de 1979 como un pie de página en la historia de la música pop, un tema de segunda categoría. Es una apreciación bastante acertada, tanto por su breve duración –en el sentido de estricto Revival, de 1979 a 1982– como por su aportación musical prácticamente nula al devenir del pop. Curiosamente, en los propios círculos modernistas se pasa de puntillas por esa fase concreta del desarrollo de su escena, tanto por los motivos aducidos como por el prurito mitómano, sectario y purista –ese elitismo mal entendido– que se ha convertido en la principal seña de identidad del Modernismo. Y en su peor rémora. Pero sin Revival no existiría Modernismo.
El fenómeno mod nació y murió en Londres entre 1959 y, siendo generosos, 1968. Su extensión por las islas Británicas a lo largo de los sesenta también condujo a su transformación en otras cosas que ya no eran propiamente mod. El mejor ejemplo son epifenómenos tales como los skinheads o el Northern Soul. La continuidad entre el Modernismo actual y los mods de los sesenta es el resultado de la apuesta voluntarista de los jóvenes renovadores del 1979 cuando se reclamaron herederos de aquellos (y a nuestro juicio las dicotomías mods–Modernismo, pasado–presente, son decisivas). Para ser más precisos deberíamos señalar que es el resultado de una elección vital, estética e ideológica del joven Paul Weller hacia, digamos, 1976.
Weller decidió ser un mod cuando ya no existía ningún otro sobre la faz de la Tierra y cuando no se podía ser nada más anómalo, incluso en esa época propicia para los excéntricos de la algarada punk londinense. La imperiosa necesidad de separarse del rebaño, de afirmarse como individuo aun a costa de cometer los errores más estúpidos, es la clave de su indisimulado recelo ante el Revival y su reluctancia en asumir el papel de líder generacional. Es comprensible: unido a la aparición de personajes como Ian Page de los Secret Affair (el Pablo de Tarso modernista que calcó exactamente su imagen pública sobre el modelo de Weller), entre la publicación del primer disco de los Jam y los primeros singles revivalistas, lo que era un asunto individual se había convertido en un Movimiento y en todo lo (malo) que esa palabra representa. Esos movimientos sin objetivo concreto, estáticos y estéticos, sólo pueden darse, por abstractos, en el tiempo. Y por lo mismo, se petrifican y son no-tan-paradójicamente inmovilistas. A partir de esa ficticia comunidad temporal, recién establecida, los mods de 1979 en adelante pasaban de herederos e imitadores a ser los mismos de 1965. Y esta fecha transmutaba de clave secreta juvenil a paraíso perfecto. Una ilusión, claro, pero conduce a perversiones tales como ser mod pasados los veinticinco o pretender vivir como –peor aún: desear vivir– hace cuarenta años. Como juego intelectual tiene su gracia; desde cualquier otro punto de vista es simplemente ridículo. Y por partida doble entre los mods españoles ¿alguien con dos dedos de frente querría vivir en la España de los sesenta?
Entonces ¿porqué este blog? Pues por gusto, por pasatiempo y por ajustar cuentas con nuestra juventud. También nosotros, de alguna manera tangente, fuimos mods. De hecho, la certera definición de Pete Townsend –“jóvenes, bellos y estúpidos”– nos iba como un guante. Lo más divertido de ser mod (descontando la obsesión indumentaria y, ay, la efervescencia adolescente) era practicar la arqueología musical o, aún mejor, la espeleología musical. La única mercancía del espectáculo que en ocasiones ofrece lo que promete es la música pop. Por esa razón es muy fácil que se convierta en una obsesión, en una adicción para toda la vida. A quienes sean inmunes a tales trances podrá parecerles un placer banal el que se extrae investigando de un estándar de Wilson Pickett a una rareza de Mickey Lee Lane, de los famosos Who a los ignotos Lower Third, pero quienes sean como nosotros sabrán a qué nos referimos. La mente se llena de sonidos y de términos ingleses que te arrastran de uno a otro simultánea y sucesivamente en una espiral inabarcable: pop-art, pysch-pop, freakbeat, garage, mod-soul, northern soul, rocksteady... Entonces te topas con mod revival y quieres saber más. Escuchar más. Y lo acabas consiguiendo.
En lo musical el Revival está lleno de promesas que no alcanza a cumplir, aunque de todo hay. Descontando la monumental discografía de los Jam, la música producida dentro de sus parámetros estéticos y temporales es por lo común pobre y derivativa. Carece de una identidad definida que la deslinde con claridad del punk del 77 o de la new wave/power pop del 78. Además, los acercamientos en estudio a la música negra, la verdadera música mod, acostumbran a ser torpes y naïve; las versiones de soul en directo son bastante más creíbles por obvias razones de intensidad. Para acabarlo de arreglar, el coetáneo Ska Revival y el oportunismo descarado de muchas bandas que saltaban de un carro al otro transmiten una desagradable sensación de montaje generalizado (en plan “coge el dinero y corre”, para entendernos).
Pero no siempre es así. A veces la actitud vence cualquier limitación, como en los Chords, una especie de hermanos menores y cabreados de los Jam, o en menor medida en los Purple Hearts; o el profesionalismo de laboratorio florece en temas de pop perfecto de los Secret Affair en sus mejores momentos; o, incluso, se reinventa el garage rock a partir del punk más obtuso (los Cigarettes). Resumiendo drásticamente podemos decir que lo mejor del Revival se halla en esos esquejes de pop melódico sesentero injertados en un tronco punk que sobresalen aquí y allá entre los singles de los grupos. Muchos singles y muchos grupos. De algún modo este especial es una guía disfuncional de audición.
Como explicamos en otro lugar, no teníamos claro el soporte final del presente número/pdf/blog. Estaba claro que debía contener una muestra representativa de las canciones en su versión impresa, pero ¿y todo lo demás? Al final, estructurarlo a modo de diccionario ha sido una elección forzosa pues, como relato, el Mod Revival es o demasiado corto en lo sustancial o demasiado prolijo en lo anecdótico. Y desesperantemente pedestres sus elaboraciones teóricas. En cualquier caso, poder abordar arbitrariamente el tema a través de entradas independientes, aunque densamente relacionadas, nos parece que refuerza la sensación de conjunto, sea fundada o no. También nos ha permitido jugar al escondite y hablar de otras cosas que nos interesan. Eso sí, si un protagonista del Revival tenía algo que decir hemos preferido que lo dijera con sus propias palabras.
En su mayor parte las fuentes a nuestra disposición son heterogéneas, discrepantes y, en gran medida, en inglés: pocos libros, alguna revista, portadas de discos e internet (ver los AGRADECIMIENTOS). En el afán por traducir, armonizar y homogeneizar la información sabemos que a) existen serios desajustes entre la extensión y la relativa importancia de los contenidos y b) se han deslizado en los textos múltiples errores que asumimos en su totalidad. Es decir que mucho nos tememos este blog contiene bastantes más de los admisibles por un lector versado en el tema. Pedimos anticipadas disculpas y prometemos solemnemente enmendarlos en futuras revisiones. Palabrita del niñojesús.
Y ahora, bienvenidos al Sonido De 1979...

10 comentarios:

FENÓMENO FIZZ dijo...

HOla, he llegado por curiosidad a tu blog y me falta montón por leer, pero me va gustando mucho. añado a tu lista a vince noir, king of the mods y electro fairy.
saludos!

Dr. Kylldare dijo...

Por fin! Alguien que nos lee! Y en castellano!! Y la "Introducción"!!!... Por cierto, muy bonito tu blog (aunque absolutamente críptico ;D) ¿Quién es toda esa gente que me nombras?

Anónimo dijo...

Bueno soy mon del foro hipocondriamods, espero que nos conozcas. Me ha parecido buenisimo y extenso con mucha información y muy completa. Me ha llamado la atención la anécdota de la Moguda de la Dipu o como se llamó despues POp-Rock 86 cuando finalmente en Valencia ganaron los Scooters. Bien con mis 18 años por entonces yo era uno de los mods que estaba allí subienod y bajando gradas a ostias con los punks y como siempre los mods saliamos mal parados. Cosas de la edad. Los Salvajes. Lo repito estupendo trabajo.

lron dijo...

Hola;
Excelente este blog. Lo tengo en favoritos entre los primerísimos. No lo dudes. Una maravilla encontrar esta información en castellano.
Un saludo,
Luis

Dr. Kylldare dijo...

@Anónimo:
Gracias. Por supuesto que os conocemos (échale un ojo a "En La Red") y frecuentemente nos damos una vuelta para ver que se cuece en vuestro foro. En lo demás, ya sabes lo que dijo Pete Townshend sobre ser un mod: no hay nada com tener 18 años!

Dr. Kylldare dijo...

@Iron:
Nos adulas, Luis: excelente es PowerPopAction. Ojalá lleguemos a parecernos a vosotros alguna vez!!!
Gracias por visitarnos y por tu comentario.

Hans dijo...

Estimado Doctor Kylldare,
La introducción que acabo de leer es la exposición más brillante del fenómeno que jamás ví. Ciertamente, es algo que sólo podía escribir alguien que lo vivió y que hoy lo observa con la suficiente distancia, sin pérdida de afecto y con un par de gotas de escepticismo: el que destila la edad, claro. Es cierto, no se puede ser mod con treinta y tantos, pero se puede perfectamente seguir gozando los escalofríos causados por ciertas canciones.
Enhorabuena por proporcionarnos 'such a constant source of inspiration'
En fin: 'we were the mods, we were the mods, we were, we were, we were the mods'

Glory Boy 79´ dijo...

Descripción del mod revival en un cd recopilatorio a propósito de la inclusión de un tema de los Purple Hearts en el mismo:

"Partly as a reaction against the increasingly grubby image of punk and partly because of Paul Weller of The Jam´s enthusiasm for sharp ´60s beat styles, 1979 witnessed a mod revival. Largely local to London, this consisted principally os swarms of aggressive young mods parading sown Carnaby Street ( once the home of ´60s fashion but nw a tourist trap ) wearing period parkas decorated with mod insignia, looking for trouble "
Ian Cranna.

Pd: prohibido relacionar el texto con los Glory Boys, ¡ que ya os conozco !

Glory Boy 79´ dijo...

Errata: es "down" no "sown"

Dr. Kylldare dijo...

@Hans:
Cierto, este blog también podría entenderse como un homenaje a ese escalofrío. Como de costumbre, nos sentimos abrumados por los inmerecidos elogios. Saludos para Vladivostok.

@Glory Boy:
Ay, ay, ay: "aggressive young mods... looking for trouble"