Punk

Sex Pistols

Si el pistoletazo de salida del Revival Mod fue el éxito de los JAM, su caldo de cultivo fue la explosión punk británica. El adjetivo es importante puesto que existen notables diferencias entre la escenas de ambos lados del Atlántico.
El punk americano (despolitizado, descerebrado incluso, afirmador y celebrador del potencial hormonal de rock’n’roll primitivo y con hondas raíces en el underground de finales de los 60) era el culto de una pequeña minoría dentro de la bohemia lumpen neoyorquina, mientras que su contraparte en las islas era, en un primer momento, una réplica entre pija y desinformada dentro del reducidísimo círculo del Bromley Contingent -los seguidores de los Pistols- de lo que estaba pasando en Nueva York.
La distorsionada imagen de violencia indiscriminada que se percibía en grupos como los Ramones (¡pobres!) se propagó en forma de vacías consignas revolucionarias –todos los grandes grupos de punk ficharon por multinacionales– que, si bien estaban preñadas de sentido como declaraciones artísticas, magnificadas y vulgarizadas en manos de las siguientes oleadas de grupos acabaron en fenómenos nefastos como el Street Punk/OI! MUSIC.
En cualquier caso, la entrada en la escena musical del dinero fresco de las multinacionales, junto con la aceleración de la dinámica del HYPE en la PRENSA MUSICAL y el florecimiento de los sellos independientes, provocó un alud de grupos en busca de una oportunidad que se fueron encuadrando, más bien arbitrariamente, en una serie de modas sucesivas (Punk, NEW WAVE, POWER POP, Mod Revival, Post-Punk, After-Punk…).