New Wave (1.2)

Blondie

De 1977 a 1982, más o menos, se vivió en todo el mundo una maravillosa explosión pop: había llegado la New Wave.
El PUNK era, por su propia idisincrasia, difícilmente digerible por el timorato mercado pop de finales de los setenta, pero su onda expansiva sí que lo fue, ¡y de qué manera!. Mientras los Pistols y compañía ardían y desaparecían entre fogonazos de HYPE y sus hermanos mayores del otro lado del Atlántico no llegaban a romper con el underground y los opiáceos, a rebufo su empuje y amparados en el amplísimo paraguas del pop un montón de grupos de los más diversos estilos irrumpieron en el mercado aportando un huracán de aire fresco, que no por breve fue menos importante. Además, gracias a la avidez de las DISCOGRÁFICAS —locas por encontrar otro grupo escandaloso con el que poderse forrar—, asaltaron regular y consistentemente las listas de éxitos, generando toda una infrastructura paralela (sellos, revistas, etc.) lo bastante vinculada al mainstream como para seguir dando frutos comerciales en los años posteriores.
En España, para variar, se escuchaba a Mocedades. Hasta que llegó la NUEVA OLA
  • Aquí hay fotos en directo de los figurones de la New Wave.