Diario: 23 de junio de 1979

Tal día como hoy, hace treinta años:
  • BEGGAR en el Blommers de Dundee.
  • El NME publica una condescendiente reseña del concierto que ofrecieron los SMALL HOURS el Brecknock de Camden. La firma Elissa Van Poznak:
Si estos desconocidos supieran hacer justicia a los "Soul Shoes" de Graham Parker, con la voz del amo todavía resonando en mis oídos, entonces es que estarían haciendo algo bien. Y aún mejor si su SOUL inyectado de R&B e interludios poperos se acercara a los clásicos probados.
El vocalista Neil Thompson reconoce una buena influencia en cuanto la escucha. El antiguo Saint Kym Bradshaw al bajo y el batería Iain Sheddon de los JOLT (en préstamo) no se andan con chiquitas con el ritmo, mientras que Carol Isaacs con sus rellenos de Farfisa llena de sustancia un sonido ya frenéticamente lleno hasta el borde. Podrán ser mercancía caliente algún día, pero antes de avivar las brasas me gustaría escucharlos con un equipo de sonido decente y con algo más de guitarrazos de Ian, el hermano de Thompson; entonces ya veremos si merecen el puesto principal.
Aún es un poco pronto para los SMALL HOURS.
  • Más extensa es la reseña sobre el concierto de los PURPLE HEARTS celebrado en el Hope & Anchor que aparece firmada en ese mismo número de la revista por el omnipresente Adrian Thrills:
El consenso entre algunos de los mods más fanáticos de Londres es que los PURPLE HEARTS de Romford no son más que un puñado de punks vestidos de mod y, por lo tanto, indignos de su atención. Un caso de "ignóralos-y-seguro-que-se-largan".
Olvídalo.
No importa cómo los juzguen, los HEARTS tienen el talento y la energía necesarios para trascender las etiquetas. Una de sus mayores bazas es negarse constantemente a ajustarse a ninguna de las estereotipadas expectativas sobre las bandas mod: ni visten trajes, ni usan Rickenbakers, ni tocan versiones demasiado obvias.
¡Pero ya caminan como si fueran noticia de portada!
Su estilo de pegadiza, vigorosa música de baile está empapado de una afablemente sobrada arrogancia cockney, gran parte de la cual proviene del inquieto, chispeante vocalista Bob Manton, quien resistiría las comparaciones con Feargal Sharkey de los Undertones.
Junto a Manton está Simon Stebbing, el guitarrista de cara angelical. Sus simples, pero inquietantemente melódicos, patrones de acordes y su impecable sentido del tiempo y la dinámica dan a las canciones un marco bajo cual se desarrollan tanto el encaje de bolillos del batería Gary Sparks como el sólido anclaje proporcionado por el bajista Jeff Shadbolt.
Su directo -aparte de un par de esotéricas versiones bien escogidas- se decanta firmemente en favor de los originales. "Millions Like Us", ya designada como primer sencillo, encaja perfectamente dentro de la categoría de himno de grada, aunque son las canciones más introspectivas como "Frustration" o "Jimmy" las que realmente atrapan el oído. Pero Manton aún tiene que adquirir el carácter vocal y la expresión necesarios para darles el impacto que plenamente merecen.
Y las letras, lejos de ser líneas de relleno, sugieren que la banda pronto podría ser capaz de algo muy especial. Tomemos el ejemplo de "Frustration": “I get frustration/I wear it like a suit/But the jacket fits too tightly/And there’s lead inside my boots”. ["Siento frustración/la visto como un traje/pero la chaqueta aprieta demasiado/Y hay plomo en mis botas"]
Versionan una oscuridad de Bowie, la impetuosa "Can’t Help Thinking About Me", aunque su mejor tema no original es, sin duda, la calenturienta balada "If You Need Me" del Wicked Pickett. Estos chavales tienen tanta alma como chispa.
Para los bises, y con cierta complacencia, tocaron un par de estándars: "Steppin’ Stone" y "What’cha Gonna Do About It", aunque tomando ambas canciones en el punto en el cual las dejaron los Sex Pistols, más que los Monkees y los Small Faces.
A pesar del horroroso sonido de la velada, en mi mente no quedó ninguna duda de que están sucediendo Aquí Mismo y Ahora Mismo.
Como diría Gary Sparks: "¡Los PURPLE HEARTS son la brecha entre el almuerzo y la cena!"
  • Los SPEEDBALL teloneados por los LEEPERS en el Basement de Brighton.
  • Los Specials en el Grey Topper de Jacksdale.
  • En la semana que hoy termina, el Número Uno del Top 40 británico sigue siendo... Tachaaan: "Ring My Bell" de Anita Ward. Los Undertones se caen de la lista, mientras que el "I Fought The Law" de los CLASH sube trabajosamente al Número 22.